Testimonios – BBELS

Sarah Serafim
Sarah Serafim
BBELS, Byron Bay
Duración: 12 semanas

Estuve en Byron Bay de septiembre a diciembre, haciendo un curso Cambridge. ¡Estas 12 semanas fueron extraordinarias!

Byron Bay es una pequeña ciudad que te va a cambiar. Esta ciudad lo tiene todo del sueño australiano. La naturaleza es magnífica, las playas para tomar el sol o jugar al vóley son geniales y las olas son perfectas para hacer surf. Por la noche, se puede salir de marcha como es debido. ¡Es perfecto! Se dice que Byron Bay es el mejor lugar al que ir en Australia, y es totalmente cierto. Teniendo en cuenta que he ido a varias ciudades de la costa este, puedo asegurarte, después de unos días, vas a querer volver a Byron Bay.

Si buscas un ambiente australiano… ¡vete a Byron Bay!

Leer todo
Rosa Cayarga
Rosa Cayarga
BBELS, Byron Bay
Duración: 4 semanas

Only good memories

Sin duda los dos mejores meses de mi vida. Una experiencia única e irrepetible, en la que la escuela jugó un papel muy importante en mi estancia en Australia. Allí me sentía como en casa. Se respiraba un ambiente increíble dentro y fuera de las aulas. La ubicación resultó espectacular, a tan solo un par de minutos de playas paradisíacas en las que es muy placentero iniciarte en deportes acuáticos como el surf o el buceo. La gente que puedes conocer allí es realmente increíble ¡Un año después, sigo conservando grandes amigos de Japón, Corea, Taiwán, Alemania, Europa... e incluso España! Si pudiera... hoy mismo volvería.

Leer todo
Óscar Santos
Óscar Santos
BBELS, Byron Bay
Duración: 6 semanas

Mi experiencia en Byron Bay ha sido realmente excepcional. Nunca podría haberme imaginado que esta pequeña localidad, de apenas 5000 habitantes, pudiera haberme aportado tanto como lo hizo. Dicen los byronianos que lo que sucede en Byron, se queda en Byron. Es algo con lo que no estoy de acuerdo; Byron se quedará para siempre guardado en mi corazón.

Para los que no sepáis mucho de Byron Bay, es el punto más al este de Australia, tiene un clima excepcional (cuando estuve era invierno, y apenas tuve que ponerme una chaqueta por las noches) y está bien comunicada, con el Aeropuerto Internacional de Brisbane a menos de dos horas y otros aeropuertos más pequeños como Gold Coast o Ballina a menos de una. Lo primero que te sorprende cuando llegas a Byron es la amabilidad y calidez de su gente. No te extrañes si cuando te cruzas por la calle con cualquier persona te responda con su famoso "G'day". Byron Bay es además una zona vacacional muy famosa, sobre todo por sus playas y el surf, lo que hace que allí se produzca una mezcla cultural de lo más variopinta y enriquecedora. No sólo te encontrarás con australianos en Byron, allí he podido conocer fuera de la escuela a canadienses, estadounidenses o neozelandeses. Además, el clima de la ciudad no lo pone únicamente la metereología, sino también la gente. Byron es una ciudad muy viva, siempre verás gente por la calle, ocio diurno y nocturno y una gran riqueza cultural y musical, con espectáculos en directo en diferentes bares casi a diario. Si no me creéis, os recomiendo echar un vistazo a este grupo que os podrá echar una mano.

Pero si la ciudad es increíble, la Byron Bay English Language School (gracias a ESL por la elección) lo es aún más. Todo el staff está pendiente de ti y de que tu estancia sea de lo más gratificante. Las clases son muy prácticas, y están enfocadas a que hables inglés desde el primer minuto. Yo realicé un curso de General English, que completaba con una clase más optativa donde refuerzan tus puntos débiles o complementan tu formación con vocabulario o expresiones australianas. Pero lo más importante es que su actividad no se limita a las clases; todos los días, el gran Max (el simpático Encargado de Extraescolares) propone diferentes actividades deportivas y culturales (la mayor parte gratuitas) para realizar fuera de clase, con el objetivo no sólo de que te lo pases bien sino que además no pares de hablar inglés durante todo el día y en todo tipo de situaciones, incluidos los fines de semana.

Aunque si hay algo con lo que quedarme, es sin duda la posibilidad de conocer gente de diferentes países y todo tipo de culturas que me han ayudado a crecer como persona, y que han hecho de esta experiencia haya sido totalmente enriquecedora. Durante tu estancia se convierten en tu familia, y son amistades que creo que perdurarán para siempre. Al fin y al cabo, la escuela BBELS cumple con su slogan: Aprende a vivir.

Leer todo